fbpx

CIRA/UNAN-Managua concluye su participación en proyecto regional RLA 7/019 (ARCAL CXXXIX)

5 al 9 de marzo, 2018

Un total de 11 países participaron en la reunión final del proyecto regional RLA/7/019 (ARCAL CXXXIX): “Elaboración de indicadores para determinar los efectos de los plaguicidas, metales pesados y contaminantes emergentes en ecosistemas acuáticos continentales importantes para la agricultura y la agroindustria” (Argentina, Brasil, Chile, Costa Rica, Cuba, Ecuador, Guatemala, Nicaragua, Panamá, Paraguay y Uruguay). El objetivo general del proyecto consistió en estudiar uno de los principales problemas que enfrenta la humanidad para lograr su desarrollo en cuanto a calidad de agua, que es el impacto de los contaminantes (residuos de plaguicidas, metales pesados y contaminantes emergentes) sobre los ecosistemas lóticos y lénticos; proporcionando a autoridades gubernamentales de una herramienta de alerta temprana para la gestión de los recursos hídricos. Este proyecto fue realizado por colaboración entre el CIRA/UNAN-Managua y el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA). La reunión final del proyecto se llevó a cabo en la ciudad de Panamá del 5 al 9 de marzo del año en curso.

Un equipo de trabajo compuesto por personal docente y administrativo del CIRA/UNAN-Managua, en representación de Nicaragua, participó en el proyecto: MSc. Jorge Cuadra Leal, (contraparte nacional), MSc. Jorge Guatemala, MSc. Rafael Varela, MSc. Silvia Hernández, MSc. Thelma Salvatierra, Lic. Jairo López y Lic. Rommel Lacayo. Este equipo se encargó de realizar monitoreos ambientales en los lagos Xolotlán, Cocibolca y en el Río Tipitapa durante el ciclo 2015-2017. El proyecto contó con el acompañamiento de un punto focal de comunicación, MSc. Larry López, ejecutivo de relaciones públicas y divulgación de la UNAN-Managua.

Como principales beneficios aportados por el proyecto a los países participantes y a la región se destacan:

  • El fortalecimiento de las capacidades de recursos humanos producto de los entrenamientos, visitas científicas, “twinning missions” y reuniones realizadas en las diferentes instituciones que incluyeron metodologías innovadoras y desafiantes para los integrantes de los países aplicando técnicas nucleares y convencionales.
  • La incorporación de los biomonitoreos y biensayos en las prácticas de laboratorio como una herramienta complementaria a los actuales procedimientos de control donde prima un enfoque principalmente físico-químico, que pueden ser efectivamente empleados como indicadores que determinen los efectos de los contaminantes en los ecosistemas acuáticos importantes para la agricultura y agroindustria.
  • La contribución para el fortalecimiento de la Red Analítica de Latinoamérica y el Caribe (RALACA), mediante la ampliación de la red de trabajo, divulgación e intercambio de métodos analíticos y trabajos científicos y la incorporación de un Módulo de Gestión de Datos Ambientales (MGDA), con el fin de homogenizar la presentación de la información (datos) que facilitará el intercambio y discusión de estrategias de monitoreo y metodologías analíticas, así como la incorporación del establecimiento de estrategias de comunicación.
  • La generación de mapas de riesgos de las cuencas estudiadas y la utilización de la aplicación de modelos como herramienta de evaluación hídrica.
  • La capacidad analítica de los laboratorios fue fortalecida y con ello el desarrollo interpretativo de los resultados pensando en una adecuada retroalimentación hacia los actores involucrados.

Como aspecto novedoso del proyecto se incluyó la elaboración e implementación de estrategias de comunicación que permitieron presentar los productos y resultados del proyecto a nivel nacional y regional, a los tomadores de decisión y demás actores de la sociedad involucrados en el marco del uso de los recursos hídricos y de producción agrícola, de forma que estos cuenten con las herramientas desarrolladas en el proyecto.